Soto Zen (Soto-Shu)

Soto es la escuela líder del Budismo Zen. Fue fundada inicialmente en China como el linaje Caodong de la escuela de budismo Chan y posteriormente fue importada a Japón en el siglo XIII por Dogen Zenji, por lo que se le llamó Soto Zen.

En la escuela Soto (曹洞宗) del Zen, el Zazen, o meditación sentada, es el núcleo de la práctica. Después de todo, el Zazen fue el vehículo del Despertar del Buda. El Shikantaza o «simplemente sentarse» es la esencia del Soto Zen. No hay ninguna meta a alcanzar más allá de la práctica misma.

Los practicantes del Zen Soto no buscan activamente la Iluminación o Satori (el término budista zen para la iluminación), sino que buscan experimentar plenamente cada momento; es decir, ser muy conscientes de cada acción en el aquí y ahora. Como dijo una vez el Maestro Zen Taisen Deshimaru: «El Zazen no tiene objeto, no tiene propósito, sólo nos devuelve a nosotros mismos». Uno no necesita preocuparse por Satori.

Aunque el Zazen está en el corazón del Soto Zen, los Maestros Soto nunca han descartado el uso de koanes fuera de la práctica de Zazen. A diferencia de los koanes Rinzai que son muy formales, los koanes Soto son más dinámicos y a veces representan las respuestas espontáneas del maestro a una pregunta, en vez de ser una pregunta o acertijo predeterminado. Todo puede ser un koan, no solo una pregunta especial o una frase especial, sino la vida misma.

Soto Zen (Soto-Shu) 1

Los practicantes del Soto Zen creían que los koanes Rinzai se habían convertido en una técnica formal. Pensaban que al poner demasiado énfasis en los koanes, los estudiantes de Rinzai Zen se distraerían por el impulso de encontrar una «respuesta» a los enigmas usando las facultades mentales o el intelecto, lo cual, creían, se oponía a la naturaleza intuitiva del Zen.

La visión del Soto Zen sobre la Iluminación, o Satori, es diferente a la de la escuela Rinzai. A diferencia de lo que mucha gente puede pensar, en el Soto Zen, Satori no es un estado especial de conciencia. Es simplemente un retorno a la condición original de un ser humano. Se puede comparar con la conciencia de un bebé recién nacido que no ha sido «contaminado» de ninguna manera; es decir, una conciencia que es pura y está en plena armonía con el cosmos y el universo.

Más información sobre el Soto-Shu: Sitio oficial del Soto Zen

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Aromize .
  • FinalidadModerar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Aromize.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.