El Buda nunca fue considerado como un dios o deidad, y los símbolos budistas que surgieron después de su muerte fueron formas de representar sus enseñanzas, el Dharma, a través del arte.

El Buda vivió en el siglo VI a. C., pero el arte de inspiración budista apareció en la India más de tres siglos después.

El mismo Buda estaba usando muchas imágenes y símbolos en sus enseñanzas para hacer que su mensaje fuera entendido por todos.

Existen numerosos símbolos budistas, y cada uno es único y lleva una enseñanza diferente, un mensaje diferente. Entre los primeros y más conocidos símbolos del budismo se encuentran la Rueda del Dharma y la Flor del Loto.

A medida que el budismo comenzó a expandirse en Asia y comenzó a dividirse en diferentes tradiciones o escuelas, los símbolos budistas se hicieron más frecuentes.

El arte budista de la escuela Theravada se mantuvo en el ámbito del significado representativo e histórico. Por otro lado, el arte budista de las escuelas Mahayana, inclinado hacia un significado simbólico.

Los 8 símbolos auspiciosos del budismo

Los Ocho Símbolos Auspiciosos o Ashtamangala en sánscrito son una serie de ocho Símbolos Budistas básicos que representan la enseñanza del Buda y conceptos espirituales importantes en el centro de la filosofía budista.

Más tarde adoptados por el budismo, estos ocho símbolos encontraron su origen en la antigua India, y muchos se asociaron con las coronas de los reyes.

Puede no estar familiarizado con algunos de estos ocho símbolos, pero están presentes en todas las escuelas del budismo, tanto como arte decorativo como un recordatorio de las enseñanzas del Buda.

Aprendamos más sobre estos Ocho Símbolos Auspiciosos.

1. La rueda del Dharma

La rueda del Dharma
Rueda Dharma acompañada por dos ciervos.

La rueda Dharma, o Dharmachakra en sánscrito, es probablemente el símbolo budista más famoso. Como uno de los símbolos más antiguos e importantes del budismo, simboliza las enseñanzas de Buda.

En la mayoría de los casos, la Rueda del Dharma está compuesta por ocho radios y tres remolinos en su núcleo. Hoy en día, la Rueda del Dharma, se usa para representar la religión budista de la misma manera que una cruz representa el cristianismo o una Estrella de David representa el judaísmo.

Origen: Se encontraron símbolos de ruedas similares en la antigua India, pero las representaciones más antiguas de la Rueda del Dharma se encontraron en pilares que fueron construidos por el Emperador Ashoka (268 a 232 a. C.). Estos pilares son una serie de grandes columnas dispersas por toda la India, construidas por el emperador Ashoka. Como ferviente budista, el Emperador construyó estos enormes pilares para difundir la enseñanza del Buda en su tierra.

Significado: Los ocho radios o varillas de la Rueda del Dharma simbolizan el Ocho Camino del Buda, y los tres remolinos en el medio de la rueda representan las Tres Joyas del Budismo: El Buda (el maestro), El Dharma (la enseñanza) y el Sangha (la comunidad). El borde de la Rueda del Dharma simboliza la capacidad de mantener unidas todas las enseñanzas practicando la meditación.

2. El nudo sin fin

El nudo sin fin
El nudo sin fin simboliza el ciclo de nacimiento y renacimiento.

Sin principio ni fin, el nudo sin fin es un diseño complejo compuesto por líneas entrelazadas que se pliegan y se tuercen entre sí para crear un patrón hermoso y elaborado.

Origen: Se cree que el diseño del nudo sin fin se origina en un antiguo símbolo indio, las dos serpientes entrelazadas.

Significado: El nudo sin fin tiene muchas significaciones. Simboliza Samsara, el ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento. El nudo sin fin también enseña sobre la interconexión, ilustrando que nada está separado del resto, que todo está en simbiosis.

3. La flor de loto

La flor de loto
La flor de loto representa cuerpo, habla y mente, generadores de karma

Otro símbolo reconocible del budismo es la famosa flor de loto. Al crecer en estanques, la flor de loto debe atravesar el agua fangosa para florecer y finalmente llegar a la superficie. Incluso si el loto tiene sus raíces en las aguas más turbias, produce la flor más bella.

Origen: El loto aparece con frecuencia en el arte y las escrituras budistas. El Buda a menudo ha sido representado sentado encima de una gran flor de loto. La leyenda dice que cuando nació el Buda, los lotos crecieron siguiendo sus pasos.

Significado: en términos de simbolismo, el loto representa la pureza del cuerpo, el habla y la mente: los tres generadores del Karma. Debido a que la flor de loto florece en agua fangosa, simboliza la pureza del Nirvana (satori en japonés) y la condición del despertar mental a través del sufrimiento de Samsara. Debido a su parecido preciso con la condición humana, la flor de loto se ha respetado durante mucho tiempo en Asia.

4. El jarrón del tesoro

El jarrón del tesoro
El jarrón del tesoro representa las enseñanzas inagotables del Buda.

El jarrón del tesoro, también conocido como el «jarrón de tesoros inagotables» es un jarrón redondo con un cuello corto y delgado, a veces adornado con una joya. Está diseñado como el Kumbha, una olla de agua india tradicional india de arcilla.

Origen: El jarrón del tesoro es un objeto tradicional muy antiguo que se originó en la India. Se creía que el jarrón del tesoro tenía el poder de invitar a la buena salud, la felicidad, la riqueza y la abundancia y que, sin importar cuánto se saque, siempre permanecerá lleno.

Significado: En el budismo, el jarrón del tesoro se utiliza para representar la riqueza y la abundancia de las enseñanzas que nos transmite el Buda. También simboliza que no importa cuánta compasión y atención le demos a los demás, la enseñanza del Buda seguirá siendo abundante y llenará nuestros corazones y mentes.

5. Dos peces dorados

Dos peces dorados
Los dos peces dorados simbolizan la felicidad espiritual y la libertad.

El símbolo de dos peces dorados está compuesto por dos peces, uno macho y otro hembra, representados de pie verticalmente con la cabeza vuelta el uno hacia el otro. Los dos peces representados en el símbolo son carpas y son elogiados en Asia por su elegancia, belleza y vida útil.

Origen: Este antiguo símbolo pre-budista apareció por primera vez como una representación de dos ríos sagrados de la India que dieron vida que ayudaron a la civilización a florecer a lo largo de sus costas fértiles: Ganga y Yamuna.

Significado: En el budismo, los peces dorados representan muchas cosas. Primero, expresan felicidad, ya que tienen total libertad en el agua. En segundo lugar, simbolizan la fertilidad y la abundancia a medida que se reproducen con bastante rapidez. En tercer lugar, simbolizan vivir en un estado de valentía, sin la amenaza de hundirse en el océano de dukkha o sufrimientos.

6. La sombrilla

La sombrilla
El parasol representa las enseñanzas del Buda que protege a los tres venenos (ira, deseo, ignorancia).

La sombrilla budista tradicional o Chatta en sánscrito está construida con un largo poste de sándalo, que generalmente está decorado con un pequeño loto dorado, un jarrón y una joya. Una barra decorativa de cresta dorada define el borde circular de la sombrilla, y está adornado con plumas de pavo real, cadenas de joyas colgantes y otros colgantes.

Origen: La sombrilla o paraguas budista es un símbolo tradicional indio utilizado casi exclusivamente por la realeza como una forma de protección contra el calor del sol tórrido.

Significado: Como símbolo budista, la sombrilla simboliza el Dharma que protege a su practicante del sufrimiento, el deseo, la ira y la ignorancia. La cúpula de la sombrilla simboliza la sabiduría y la falda suspendida, la compasión. Juntos, representan la unión de estos dos elementos: sabiduría y compasión.

7. La caracola

La caracola
La concha budista simboliza la propagación del Dharma del Buda.

Como uno de los principales símbolos budistas, la caracola blanca normalmente se representa verticalmente, a menudo con una cinta de seda a su alrededor.

Origen: desde tiempos inmemoriales, las carcasas se han utilizado como trompetas de cuerno. Cuentos de la antigua India describe cómo cada héroe llevaba una poderosa caracola blanca, que a menudo tenía un nombre personal y poderes especiales.

Significado: En el budismo, la caracola simboliza la valentía para enseñar la verdad del Dharma, despertar y trabajar por el bien de los demás. La caracola también simboliza la difusión de la enseñanza del Buda, que se expande en todas las direcciones, como el sonido de una bocina. Según el budismo y el hinduismo, el caparazón de la caracola también se asocia con un discurso y vitalidad veraces y honestos.

8. El estandarte de la victoria

El estandarte de la victoria
El estandarte de la victoria representa la victoria de Gautama Buda sobre las ilusiones o Klesha.

La victoria del estandarte, conocida como dhvaja en sánscrito, simplemente significa «bandera», «ensignar»o»firmar». En su diseño clásico, el estandarte de la victoria está diseñado como una insignia tubular montada en un largo poste de madera. En la parte superior de la pancarta, hay una pequeña sombrilla blanca, coronada por una joya.

Origen: Originalmente, la bandera de la victoria era una insignia militar utilizada en la antigua guerra india, que mostraba las armerías o el logotipo de cada clan.

Significado: La bandera de la victoria fue utilizada por los primeros budistas como símbolo del despertar del Buda y la victoria del conocimiento sobre la ignorancia. La bandera de la victoria también expresa el triunfo de Buda sobre las ilusiones como la ira, el miedo, el deseo, la codicia y el orgullo.

Otros símbolos budistas importantes

Además de los Ocho símbolos principales, es posible que haya visto otros símbolos budistas encontrados en varias culturas asiáticas como el Tíbet, China o Japón. Aquí hay algunos de ellos.

Cabeza de afeitada

Cabeza de afeitada
Los monjes budistas se afeitan la cabeza como símbolo de renuncia al apego.

Desde la época del Buda, afeitarse la cabeza es una práctica antigua para los monjes budistas. Los monjes budistas no se afeitan la cabeza como una declaración de moda, lo hacen como un símbolo, y un recordatorio, de la renuncia a los deseos y apegos mundanos. Ya sea que una persona sea un hombre o una mujer, sin embargo, le afeitarán la cabeza.

La túnica budista

La túnica budista
Junto con la cabeza afeitada, la túnica budista es un símbolo budista universalmente reconocido.

Las túnicas de los monjes y monjas budistas, llamadas kasaya en sánscrito (kesa en japonés), son parte de una tradición que se remonta a la época del Buda histórico, hace más de dos milenios y medio.

Como una forma de comprender la falta de apego y la impermanencia, los primeros monjes budistas solían usar túnicas que estaban remendadas con trapos y telas desechadas (dañadas con ratas o fuego, sucias por el parto o la sangre menstrual, usadas para envolver a los muertos).

La tela fue luego limpiada y teñida a un color naranja oscuro. A medida que el budismo se extendió a Asia, los pigmentos extraídos de los productos locales se usaron para teñir las túnicas, produciendo diferentes colores hacia el marrón, el granate o el rojo oscuro. En países como China, Japón y Corea, las túnicas son a menudo marrones, grises, azules e incluso negras.

La campana budista

La campana budista
Encontrado en todos los países budistas, la campana budista representa la difusión de las enseñanzas del Buda.

Desde la época del Buda, se usaban campanas para reunir monjes y monjas para la práctica de la meditación. Las campanas budistas representan la voz del Buda y las enseñanzas del Dharma o Buda.

Las campanas budistas vienen en una amplia variedad de tamaños y estilos, y muchos templos tienen campanas en las entradas que uno necesita sonar antes de entrar.

La estupa

La estupa
Las estupas se encuentran principalmente en el budismo Theravada del sudeste asiático.

La estupa es una forma importante de arquitectura budista, aunque es anterior al budismo. Estructuralmente, la estupa es una construcción hemisférica que generalmente se usa como monumento funerario.

Se dice que algunas estupas contienen las cenizas del Buda y sus discípulos y reliquias u objetos que les pertenecían. Otras estupas son conmemorativas y marcan eventos importantes en la vida de Buda.

Al igual que los templos budistas, el estilo y el aspecto de las estupas varían de un país a otro, pero la estructura fundamental sigue siendo la misma.

El árbol Bodhi

El árbol Bodhi
El Bodhi Three es un símbolo del Despertar del Buda.

El árbol Bodhi o «árbol del despertar» es una gran higuera debajo de la cual Siddhartha Gautama, el Buda histórico, logró el despertar espiritual o el Nirvana (satori en japonés).

Ubicado en Bodh Gaya, India, el árbol Bodhi se convirtió rápidamente en un símbolo del Despertar del Buda. Muchos templos budistas en toda Asia tienen árboles Bodhi que son o se supone que son descendientes del árbol original.

El trono vacío

El trono vacío
El trono del hombre que se convirtió en gobernante de su propia mente.

El Trono Vacío es un símbolo anicónico que se utilizó en el arte budista temprano. De hecho, los antiguos artistas budistas evitaron representar al Buda en forma humana.

El Trono Vacío normalmente se representa debajo de una sombrilla o un Árbol Bodhi y a menudo incluye un símbolo como la huella de Buda o el Dharma. El Trono simboliza Siddharta Gautama’s (también conocido como a. el Buda) linaje real, así como la idea de que el Despertado sea el gobernante del mundo espiritual.

El cuenco de mendicidad

El cuenco de mendicidad
Desde la época del Buda, el cuenco de mendicidad representa el camino del medio.

El cuenco de mendicidad o el cuenco de limosnas es, junto con las túnicas budistas, las muy pocas posesiones de los monjes budistas. El tazón es un objeto práctico que se usa para recolectar limosnas de comida o dinero de los partidarios laicos.

Al principio de su práctica, el Buda estaba practicando el ascetismo y se entregaba a una práctica severa que implicaba meditar constantemente, nunca hablar, dormir muy poco y comer solo unos pocos granos de arroz al día. Después de disfrutar del estilo de vida desequilibrado durante unos años, finalmente se enfermó y colapsó. Fue salvado por una chica del pueblo llamada Sujata, quien le ofreció un tazón de arroz con leche.

En ese momento, el Buda entendió eso para encontrar satisfacción, en ness para encontrar un equilibrio entre los opuestos. El cuenco de mendicidad ahora simboliza el camino del medio.

La esvástica

La esvástica
Mal utilizada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la esvástica es un símbolo budista que representa el renacimiento y la condición humana.

En el mundo occidental, la esvástica es desafortunadamente sinónimo de ideología nazi, pero en realidad es uno de los símbolos espirituales más antiguos e importantes de la India.

Utilizada en el hinduismo, el jainismo y el budismo, la esvástica representa el ciclo continuo de Samsara o renacimiento. Sus cuatro ramas simbolizan los cuatro posibles lugares de renacimiento: en el reino animal, el reino del infierno, el reino físico y el reino espiritual. A menudo se puede ver impreso en el cuerpo, las palmas, el pecho o los pies de las imágenes o estatuas de Buda.

Desafortunadamente, los nazis literalmente voltearon el diseño de la esvástica y lo convirtieron en el símbolo del odio y la masacre que todos conocemos.

El Vajra

El Vajra
El Varja es un símbolo utilizado principalmente en el budismo Vajrayana.

El Vajra es un arma simbólica que está hecha de latón o bronce, con cuatro puntas en cada extremo, que representan las cuatro nobles verdades. En el budismo, el Vajra simboliza la capacidad de derrotar la ignorancia, el apego y la aversión dentro de uno mismo.

El Vajra destruye las influencias tortuosas, las aflicciones y las opiniones equivocadas de las personas. El Vajra se usa principalmente en el budismo chino y tibetano.

Los ojos del Buda

Los ojos del Buda
Menos conocidos que otros símbolos budistas, los ojos del Buda se encuentran en el budismo Vajrayana y Theravada.

En muchas estupas, estatuas y monasterios budistas de países asiáticos como India, Nepal, Bután, Tailandia y Birmania, podemos encontrar un símbolo compuesto por un par de ojos, un punto entre los ojos y una forma rizada.

Los dos ojos (ojos físicos) simbolizan la capacidad de ver la realidad (el mundo exterior), el tercer ojo simboliza tanto el Despertar del Buda como el Dharma, y el símbolo rizado que se asemeja a un signo de interrogación simboliza el carácter del número uno para que la unidad llegue al Nirvana.

Estatuas de Fudo-Myo (Acala)

Estatuas de Fudo-Myo (Acala)
Fudo-Myo es el feroz guardián o protector del budismo.

Conocido como el Rey de la Sabiduría Inamovible, Fudo-Myo (Acala en sánscrito es el protector simbólico y feroz del budismo.

Encontrado principalmente en China y Japón, Fudo-Myo lleva una cuerda utilizada para atrapar y atar el mal, y una espada utilizada para cortar la ignorancia. Fudo-Myo a menudo se representa de pie o sentado en una roca, simbolizando su determinación de luchar contra el mal y proteger el Dharma con su compasión inamovible.

Además, generalmente está rodeado de llamas, simbolizando la quema de ira y pasión. Las estatuas de Fudo-Myo a menudo se pueden ver en la entrada de los templos zen.

El Enso

El Enso
El Enso

En el budismo zen, enso (a.k.a. el círculo de la iluminación) es un círculo dibujado a mano en tinta negra por un artista con una pincelada continua y espontánea.

Por lo general, el enso está pintado como un círculo abierto, libre e ilimitado, y encarna perfectamente el minimalismo de la estética japonesa. El enso es un símbolo inclusivo que representa la iluminación pero también la interdependencia, la unidad de todas las cosas en la vida.

Su forma áspera e irregular también representa la belleza de la imperfección, y nos recuerda que es posible que todos, en esta vida, se despierten y se liberen de Samsara.

La perla

La perla
La perla budista simboliza la sabiduría y la compasión.

En el budismo, las perlas son reliquias que se pueden encontrar entre las cenizas cremadas de los maestros espirituales budistas. Puede representar el conocimiento espiritual, las enseñanzas, las realizaciones o la esencia viva de los maestros espirituales.

En un nivel más profundo, la perla simboliza las virtudes de la sabiduría y la compasión, dos conceptos budistas importantes.

La huella del Buda

La huella del Buda
La huella del Buda nos recuerda que el Buda era un ser humano como tú y yo.

La huella del Buda o Buddhapada en sánscrito es una de las representaciones iniciales del Buda en el arte budista. Representa una huella del pie o los pies del Buda Gautama.

Para los budistas, la huella es un recordatorio del hecho de que el Buda realmente existió como un ser humano y caminó por esta tierra.

En consecuencia, también expresa el hecho de que el Buda se ha ido, recordándonos que el budismo se trata de todos y cada uno de nosotros, no del Buda.

Animales simbólicos budistas y criaturas

El uso de símbolos animales es una parte importante del arte budista y representa la noción de que todo lo vivo posee la virtud y la sabiduría inherentes. Cada animal encarna un concepto budista, virtud o enseñanza.

El ciervo

El ciervo
Los ciervos en budista son animales pacíficos que representan inocencia y pureza.

En el budismo, el venado simboliza la armonía, la paz y la longevidad. Suaves, serenos y alegres, los ciervos también representan inocencia y pureza. Históricamente, fue en Deer Park donde el Buda Gautama dio su primera enseñanza.

En el arte budista, el Buda se representa con frecuencia sentado en una plataforma con dos ciervos arrodillados, uno frente al otro. Algunas ruedas Dharma están representadas con un ciervo sentado a cada lado de la rueda, mirando inquebrantablemente al volante, con gran disfrute.

El dragón

El dragón
El Dragón es un símbolo dualista que representa tanto la iluminación como el ego.

Encontrado principalmente en China, Japón y Corea, el símbolo del Dragón encuentra su origen en las Nagas, criaturas parecidas a serpientes que se encuentran en el Canon Pali.

A medida que el budismo se extendió por China, el metafórico Nagas fue reemplazado por el Dragón, una criatura metafórica que ha sido parte de la cultura china durante miles de años.

En el siglo VI, Chan (más tarde conocido como Zen en Japón) se desarrolló en China como la escuela budista dominante. El simbolismo budista tradicional fue influenciado por la cultura china, y los dragones comenzaron a hacer apariciones frecuentes en literatura y arte

Con el tiempo, artistas chinos y maestros budistas comenzaron a usar al Dragón como símbolo de la iluminación. Sin embargo, el Dragón a veces nos representa a nosotros mismos, nuestro propio ego. En el budismo Chan y Zen, «conocer al Dragón en la cueva» es una metáfora para enfrentar los miedos y obstáculos más profundos y encontrarse.

El elefante

El elefante
El elefante simboliza la paciencia y la estabilidad, pero también puede representar una mente incontrolada.

En Asia, los elefantes han sido durante mucho tiempo símbolos de gracia, fuerza, honor, conocimiento y paz. Las leyendas dicen que la reina Maya, la madre de Buda, soñaba con un elefante blanco que le ofreció un loto blanco con su baúl y entró en su vientre.

En el budismo, el elefante simboliza la fuerza mental y la voluntad imparable de caminar por el camino hacia la iluminación. Son pacientes y atentos, estables e intrépidos una vez establecidos en un camino. Sus grandes orejas también simbolizan la voluntad de escuchar el Dharma o la enseñanza de Buda.

Una mente incontrolada a menudo está representada por un elefante gris que destruye violentamente cualquier cosa a su paso, y que está cargando hacia el sufrimiento y el dolor. Por otro lado, la mente controlada está simbolizada por un elefante blanco, compuesto y poderoso, que puede ser dirigido por la voluntad y dirigido hacia la liberación.

El caballo

El caballo
El caballo simboliza el esfuerzo en practicar las enseñanzas del Buda.

Las leyendas dicen que Kanthaka, el veloz caballo de Siddhartha que lo ayudó a escapar del palacio, murió de pena, pero renació como un hombre para servirlo y ayudar a los seres sintientes.

En el budismo, el caballo es un símbolo de lealtad, energía y esfuerzo en la práctica del Dharma y representa la búsqueda entusiasta de las enseñanzas del Buda. El relincho del caballo representa simbólicamente la voz del Buda que despierta las mentes somnolientas para practicar el Dharma.

El león

El león
El rugido de los leones representa la poderosa voz del Buda que enseña el Dharma al mundo.

Conocido como «León de los Shakyas», el Buda a menudo fue representado como un León, un animal conocido por su fuerza, coraje y nobleza. Era conocido por su fuerza y coraje para alcanzar el despertar y aliviar el sufrimiento humano.

En la literatura budista, la voz de los Budas se designa como el «Rugido del León», una voz poderosa pero compasiva que enseña al Dharma para que todos la escuchen. La voz de los Budas se llama el «Rugido del León», una voz poderosa pero compasiva que está rugiendo en el Dharma para que todos la escuchen.

En el budismo, a menudo se pueden encontrar estatuas de leones en la entrada de monasterios y templos, ya que sirven como protectores o guardianes del Buda y el Dharma. También se pueden encontrar como monturas para Budas y Bodhisattvas. Lion’s Roar es también un gran sitio web budista que le recomiendo que visite.

El fénix

El fénix
El fénix simboliza la compasión, la paz y la tranquilidad.

El fénix es un animal mítico fuertemente arraigado en la cultura china y japonesa. El fénix es un pájaro mítico amable y compasivo que encarna valores como la dignidad, la integridad y la equidad.

Cuando un Dragón y un Fénix se representan juntos, representan al Emperador y la Emperatriz y simbolizan una unión matrimonial perfecta. El fénix también se representa comúnmente atacando serpientes con sus garras y bailando con sus alas abiertas de par en par.

En el budismo, el fénix simboliza la paz y la tranquilidad y se muestra solo en tiempos de paz.

El pavo real

El pavo real
El pavo real representa la capacidad de transformar el sufrimiento en sabiduría.

En el budismo, el pavo real representa el conocimiento y la compasión, y está asociado con los Bodhisattvas.

Cuando el pavo real extiende su cola, se asemeja a mil brazos de Bodhisattva Avalokiteshvara. Los pavos reales son el enemigo mortal de las serpientes y son capaces de comer incluso las venenosas. Se afirma que el pavo real tiene la capacidad de convertir el veneno en néctar.

Del mismo modo, un Bodhisattva es capaz de transformar la ignorancia en despertar, el deseo en caridad y la ira en amabilidad. En Asia, se dice que cuando una persona es feliz o tiene pensamientos positivos, su mente se abre como un pavo real abriendo la cola y mostrando sus tonos brillantes.

Los colores budistas

Hay cinco colores oficiales del budismo llamados Pancha-varna en sánscrito. La lista de los colores puede cambiar de un país a otro, pero el número sigue siendo cinco.

Los colores más comunes asociados con el budismo son negro, blanco, azul, rojo, verde y amarillo. El púrpura es el color budista japonés oficial, por lo tanto, lo he agregado a la lista.

Negro

El color negro representa los tres venenos del odio, el apego y la ignorancia: la antítesis de la iluminación.

Blanco

El blanco es un color que representa, como en el mundo occidental, la pureza y la sinceridad. En el budismo, también se considera el color de la sabiduría, el conocimiento y la impermanencia.

Azul

En el budismo, el color azul representa la paz interior, el crecimiento y el cambio. El azul simboliza la transformación de kleshas (ilusiones) en prajna (sabiduría) y conocimiento.

Rojo

En el budismo, el color rojo representa, como fuego, ira, pasión, apego y terquedad. El rojo también está asociado con lo sagrado y la fuerza vital.

Verde

Los budistas reconocen el color verde como un símbolo de movimiento, vitalidad, acción, y a menudo se asocia con el Karma. El color verde también representa equilibrio y resistencia, dos cualidades asociadas con la naturaleza.

Amarillo

El color amarillo simboliza el abandono de los deseos, la renuncia y el desapego del mundo materialista. En algunos países asiáticos, el amarillo es un símbolo de humildad, perseverancia y estabilidad.

Púrpura

Durante mucho tiempo en Japón, el color púrpura se asoció con la realeza, la riqueza y la nobleza. Históricamente en Japón, solo los monjes budistas de más alto rango vestían túnicas moradas. Hoy en día, el púrpura es el color oficial del budismo japonés.

Conclusión

Como puede ver, hay muchos símbolos en el budismo, algunos de los cuales conocemos aquí en Occidente, pero la mayoría de los cuales no sabemos nada.

Es importante comprender que estos símbolos no son más que recordatorios del Dharma, y no del Dharma en sí. Está perfectamente bien respetar esos símbolos por lo que representan, por el mensaje o el simbolismo que transmiten, pero es importante que no los transformemos en íconos sagrados y dogmáticos.

El budismo es la forma de la renuncia, debemos evitar aferrarnos o identificar esos símbolos. Definitivamente no los necesitamos para encontrar la paz interior y llegar al Nirvana.

Claudia

Hola, me llamo Claudia. No soy una famosa maestra zen, no tengo muchos discípulos, y ni siquiera soy sabia. Solo soy una simple maestra budista aquí para compartir con ustedes el Dharma de Buda, esperando que les traiga felicidad y paz interior. Disfruta tu visita en mi humilde sitio web.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Aromize.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Aromize.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.